Informativa Breve sui Cookies
Questo sito fa uso di cookie. Continuando la navigazione sul sito fiem.it si acconsente all’utilizzo di cookie in conformità con la presente Cookie Policy.
Se non si acconsente all’utilizzo dei cookie presenti in questo sito, occorre impostare il proprio browser in modo appropriato oppure non usare il sito fiem.it.
I cookie utilizzati nel ns. sito tengono solo traccia delle visite, nessun dato personale viene memorizzato.

Hay 303 invitados y ningún miembro en línea

banner-facebook google plus-01 utube instagram fiem
 

SiteLock

Cámaras climáticas

En la crianza natural de las varias especies animales, como pasa a menudo, se pueden hacer errores, por lo tanto puede suceder (como es natural) que haya casos de pequeños animales muertos o incluso matados por los padres. 

Nuestras cámaras climáticas de destetado y de cuidado intensivo, estudiadas y diseñadas aposta para el destetado, la crianza y sobre todo el cuidado intensivo de algunas especies de aves o de reptiles que necesitan particulares condiciones climáticas artificiales, representan una válida solución al problema citado.

Los animales recién nacidos se dejarán en la incubadora o en la unidad de eclosión hasta que no estén completamente secos. Una vez que las crías estén secas, se podrán colocar en una de las estructuras que F.I.E.M. ha estudiado para la cría y el cuidado intensivo.

Para este fin se podrá utilizar una máquina de destetado artificial o una cámara caliente que se mantendrá a la temperatura inicial de aproximadamente 37 grados centígrados. Las alarmas previstas para nuestros modelos con más accesorios señalizarán inmediatamente eventuales bajadas o subidas excesivas de temperatura.

Se recuerda que un sobrecalentamiento mata más huevos que un subcalentamiento.
Obviamente, durante las varias fases de crecimiento de los animales, la temperatura tendrá que variar según la especie; la mejor manera para regularse es con la experiencia madurada con la observación visual del comportamiento de los animales.

Fiem camere climatiche